Aromatización


El olfato accede directamente al sistema límbico, lo que permite explicar por que los aromas mueven más emociones que los otros sentidos; no hay nada que huela así sin más: o huele bien o huele mal. Con los demás sentidos no sucede lo mismo.


La utilización del mundo del olfato en la publicidad, aparte de provocar un efecto de sorpresa, genera una mejor memorización del nombre al que esta asociado. En este sentido, el marketing olfativo consiste en relacionar una marca, producto o negocio a un aroma específico de tal forma que el consumidor lo recuerde al percibir el aroma.
 
Crear un ambiente Crear una Experiencia Crear Comunicación Crear una imágen